Sobre la progresiva falta de vacío

A continuación les presentamos un artículo de Sebastián Antezana, parte del quinto número de la revista dedicado al POP. ¡Buena lectura!

Sobre la progresiva falta de vacío

Sobre los dos libros de cuentos y la única novela de la irlandesa Claire Keegan –Antártica, Recorre los campos azules y Tres luces, publicados por la editorial argentina Eterna Cadencia– se ha dicho que configuran tramas frugales, historias despojadas en tanto que, como ella misma indica, “es necesario dejar afuera la mayor parte de lo que podría decirse”. El acto de narrar, en ese sentido, es definido por Keegan como “una disciplina de la omisión”, como el arte de contar apenas contando, el ejercicio de crear historias que tengan sólo un mínimo de historia, una disciplina de frugalidad que configura un lenguaje, el literario, que en su vertiente de prosa se caracteriza más bien por la expansión y el detalle.

Cambiando de género mas no de discurso, para el pintor argentino Eduardo Hoffmann, famoso por lienzos en los que domina la ausencia de color, la noción de vacío en la pintura adquiere sentido en una tradición que, para expresar ciertos fenómenos y experiencias, hace uso simultáneo tanto de la vía afirmativa (la saciedad, lo lleno y completo) como de la negativa (el vacío): fenómenos encontrados que, sin marcar nunca una jerarquía, se piensan inseparables de su polo opuesto. Así, el orden y el relato de la experiencia se expresan en términos binarios.

Esta, que bien puede verse como una preferencial autoral, como un estilo –digamos, el minimalismo– en realidad se configura como una marcada actitud frente al acto de narrar y pintar. E, incluso más allá, como una verdadera ética frente al lenguaje escrito y el pictórico, caracterizados por mantener una relación cercana con el silencio, el espacio en blanco, el vacío, esos inversos proporcionales que son, por otra parte, igual de significativos que las palabras y el color.

Pero, cada vez más, este tipo de manifestaciones son excepciones en el intercambio social cotidiano. La experiencia contemporánea parece querer eliminar del diccionario el concepto de incógnita. La transmisión de información, por ejemplo, se ha vuelto un monstruo benigno que nos permite el conocimiento inmediato de todo tipo de hechos. Y no sólo de actualidad, hoy cualquier tipo de información está disponible en una gran variedad de formatos. Si uno quiere conocer, por ejemplo, los pormenores de las guerras púnicas o la minucia que rodeó la muerte de Natalie Wood, no tiene más que conectarse a Internet –ese género omnívoro por excelencia del lenguaje contemporáneo– para descubrir una avalancha de información sobre el tema. Nuestro pasado, así, individual y común, se ha vuelto un sitio conocido, un terreno familiar.

En esa línea, ¿estaremos de acuerdo en que la ansiedad comunicativa que hoy parecemos experimentar se ha vuelto una de las formas del mal gusto, y, por lo tanto una afirmación estética, una postura política? No se trata aquí de vindicar al silencio sino de parar la oreja ante la desbordante narrativa de estos días, tan desbordante, en realidad, que parece estar ahogando a su inverso proporcional sin el que, en este plano de dicotomías, no tiene una existencia real. La información es un signo real del progreso –por si a alguien le interesa el progreso en sí mismo– pero su crecimiento parece estarnos costando algo en apariencia menor, pero de una significación trascendental: las incógnitas, los espacios en blanco. Tal vez, como señala Claire Keegan, sea tiempo de ganar para lo no dicho, para lo omitido, un nuevo lugar central que, por la natural seducción del vacío, nos permita así recuperar el misterio.

Ph. Cristina Collazos Moyano

Ph. Cristina Collazos Moyano

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s