VENGANZA | Venganza

Este es el cuento de Veronica Adriani, traducido al español por Cecilia De Marchi Moyano. Puedes encontrarlo en la revista dedicada a la venganza.

Venganza

Uno, dos, tres, respira.
¿Sabes cómo es cuando lo tienes allí, ese nudo en la garganta? ¿El aire cada vez más enrarecido, la dificultad de tragar, la sensación de asfixia?
Eso.
Cuatro, cinco, seis. Puedes lograrlo.
Me arrastro fuera de la tina. Cómo, ni yo lo sé. Todavía siento mis pies congelados.
Definitivamente, debería limpiar este baño más seguido. La capa de polvo que me cubre, mezclada con el agua, formando una especie de rastro de saliva negra como si fuera el monstruo de Loch Ness, no augura nada bueno.
Pongo los pies en el suelo, todavía goteando. El tapetito rosado de pelo, ese que me dejó ella como recuerdo de su partida, está siempre en su lugar. Da asco como siempre, pero no lo quito de allí.
Me sirve para recordar lo que hice.
Esa perra.
Trato de secarme con la primera toalla que encuentro. A juzgar por los corazoncitos, supongo que es de ella. Podía llevarse esta también, ya que estaba en eso, en lugar de dejarla aquí para que combine con ese tapete de maricas.
Dios, cómo la odio. Cuánto la amé y cuánto la odio ahora.
Me puse con desgano lo que logré encontrar seco en la casa. Los cajones y los roperos abiertos, una mitad vacíos. Las fotos despegadas de las paredes, incluso están faltando los utensilios de cocina: “yo compré el colador de pasta, acaso pretendes que te lo deje?”. Una casa que alguna vez pensamos como nido de amor, ahora no es otra cosa que una cáscara vacía. Vacía y sucia, porque de cualquier manera no tiene sentido limpiarla.
Verla partir no ha sido lo que más me ha emputado. Esa cara de sabelotodo que me vomitaba encima todas mis faltas, haciéndome sentir responsable incluso de lo que no había hecho. No, no ha sido eso tampoco. Incluso si con la excusa de llevarse sus libros me robó algunas de mis cosas, que ahora no encuentro más, como el último de Chuck Palahniuk. No ha sido eso.
Tal vez tampoco fue encontrarla en la cama con mi mejor amigo. Vamos, yo no estaba, él sí. Yo trabajaba, él no. Las ventajas de estar desempleado: te tiras la mujer de otro. No es poca cosa.
De cualquier manera, con él al final podría haberlo re-suelto. Hasta cuando se fueron a vivir a casa de él, no lo he tomado tan mal.
Es solamente esta noche que no me la puedo tragar. No puedes dejarme empapado bajo el agua cuando voy a pedirte que me devuelvas el vinilo original de Joe’s garage de Frank Zappa. No puedes tampoco hacer de cuenta que es tuyo, maldita perra malnacida. Recuerdo todo de aquel disco, desde cuando lo compré en Bolonia en ese mercadito de Navidad hasta cuando lo tocamos en Año Nuevo de 2009 en casa de Andrea, completamente chinos de la cabeza a los pies. Era mío, y tú te lo llevaste.
Por ti puedo decidir calmarme, por Zappa no.
Me siento en el sofá, enciendo la tele. Ya hablan de ello.
Ver tu trasero que arde, querida mía, es la mayor satisfacción.
Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío. Pero a mí siempre me ha gustado comer los platos calientes.
Y ahora, muérete.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s