Zapping

A continuación te proponemos un relato de Cecilia De Marchi Moyano, publicado en la revista dedicada a la flojera. Estamos seguros de que te sentirás identificado.

Zapping

Click. Solo un rato, un pequeño descanso. No me viene mal, ha sido una tarde de mucho trabajo. Click. Esto está mejor. Sheldon es tan gracioso. Click. No, publicidad no. Pero qué cuerpo tan atlético. Click. Claro, seguramente es taaaaaan alimenticia la sopa instantánea. Y se la sirven a los niños con tanta facilidad. Click. Esa película ya la vi. Click. Esa no la vi, pero está comenzada. Click. ¡Jajaja! Buen traje, pero no es para mí. Click. De nuevo algo de Big Bang Theory, pero en portugués. Click. Ah, un especial sobre las hermanas Brontë. Otra vez. Click.

Mejor regreso al trabajo, ya pasaron… vaya, media hora. Abrir el correo, otro click. Diez nuevos mensajes en la bandeja de entrada. La primera carta, una suerte de ensayo sobre si se debe escribir Bangladesh o Bangladés. Hace tiempo se propuso un cambio igual, que no pegó, con el tema del güisqui. Ya me veo yo en el menú un güisqui. Solo por esos dos puntitos encima de la u que parecen hacer un mohín de desprecio, seguramente preferiría un vino, más franco y en cristiano. Click. La siguiente carta, una oración a la virgen del socorro que debes reenviar diez veces para conseguir el trabajo de tus sueños. Si no la comparto, amenaza con mandarme las diez plagas de Egipto. Creo que puedo tolerar la lluvia de ranas. Borrar. Una carta del jefe. Click. Los clientes quieren una revisión sobre los términos utilizados en el documento. Click. Otra carta, de mi hermano, sobre una reunión familiar en un par de meses.

Mejor reviso el Facebook, a lo mejor me mandaron algo los clientes. Click. Un evento fantástico, pero en otra ciudad. Click. Algo de música, buena cosa. Click. Otra vez el niño de Ghana que necesita un pulmón nuevo. Creo que si de verdad regalaran un centavo por cada vez que se comparte, ya que se ha compartido mil veces, lograrían juntar… ¿diez dólares? Con eso podrían comprarle un buen almuerzo. Pero mientras tanto se siente tan bien, pensar que se ayuda a la gente desamparada. Click. Compartir.

No hay novedades. Miro el reloj. Ya pasaron dos horas. Me queda poco tiempo para terminar el documento. Me pondré una música relajante para concentrarme mejor. Click. Entrar en el disco D. Click. Música en general. Hoy escucharé algo de jazz. Mh, ¿quién hubiera pensado que BB King haría un disco tan ñoño para navidad? Mejor no incluirlo.

Me pondré a trabajar un rato. ¿Dónde estaba? Ah, sí. Los clientes y sus términos. Página 245. Google, ven a mí. Click. Buscar. Estas tres páginas están interesantes. Uhm, mejor miro en la wiki. Sigo un enlace. Y otro. Click. Otro. Llego a un artículo sobre los magnetrones en la vida cotidiana, aunque la búsqueda original tenía que ver con teléfonos celulares. Aprovecho y reviso las ocho notificaciones en el Facebook. Click.

 

Ya es hora de irse a dormir. Mis ojos están agotados. No conseguí terminar el documento. Mañana diré a mi jefe que entró un virus en mi computadora. Click.

Anuncios

Un pensamiento en “Zapping

  1. Pingback: Zapping | Libreta de notas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s