Faceta para el olvido

A continuación te presentamos un texto de Alexis Argüello Sandóval, que es parte de la revista dedicada a la flojera. Esperamos que te guste.

Faceta para el olvido

Vivir de recordatorios, más que de recuerdos, es faceta para el olvido. Mi escasa colaboración en revistas le quita tiempo a mis lecturas y mis lecturas le quitan tiempo a mi vida; esa que está afuera de lo que ustedes suponen que hago; afuera de lo que supongo que hago y callo para no causar mayor inconveniente a terceros. La brevedad coquetea conmigo, casi a diario, de forma breve e inconsecuente; como el cuento que deseo terminar hace meses, dieciocho de veintidós páginas que debo terminar por haberlas comenzado, porque las cosas a medias no me gustan, no me gustan como no me gusta el sexo con los calcetines puestos.

El recordatorio que impide que interrumpa lo que ha sido interrumpido ya, me impide abandonar esto que ustedes leen y yo escribo; el recordatorio. Dos libros que hablan sobre “el vicio de todas las madres” son los que resaltan en mi librero, por hoy no me pidan más: Breviario de la haraganería de Horacio B. Oyhanarte y Divagaciones de un haragán de Jerome K. Jerome. Uno de ellos, menos mal, ha dejado de hacerlo; es el espacio vacío de la mesa de saldos el que ahora resalta, ya no el libro; desde ya causa pereza el explicar porqué no pude terminar su lectura y Jerome K. Jerome terminó en la odiada mesa de saldos. Breviario de la haraganería de Horacio B. Oyhanarte, en cambio, acoge algunas páginas válidas, es un libro de aforismos que invita a la acción de abandonar la lectura por recomendación textual del autor pero que implícitamente impide hacerlo. Menos mal que aún lo tengo, aunque algo me dice que pronto, pronto se irá, para reposar en un espacio más, o menos, cuidado que el que ocupó. Extraigo de dicho libro lo siguiente:

Nos arrastramos conduciendo nuestra propia muerte: somos la cabalgadura de un cadáver.

Quienes compilaron la biblioteca de Alejandría ignoraban que estaban acumulando los materiales de un incendio. ¿Cabe colaborar en empresas tan deleznables?

De todos los dioses, Saturno es el más razonable. Por desconfiar de sus obras, devora a sus hijos.

No hay que creer que las cosas valgan tanto: somos nosotros quienes les damos valor.

Ningún astro, como la luna, ha merecido, en todas las épocas, los elogios, y las adulonerías de los poetas y los escritores. Sin embargo, su tarea se limita a reflejar la luz del sol.

Un esclavo que sabe que trabaja para su señor; en eso, cuando menos, es superior al hombre libre, que nunca sabe para quién trabaja.

Me niego a devolver algunos saludos por ocio, y por ocio algunas personas no dejan de hacerme llegar el suyo. Es entonces que el Hábito se hace amigo del Ocio (cosa similar a lo que ocurre en El talento de Mr. Ripley de Patricia Highsmith) para, luego, asesinarlo y hacer suplantación de identidad. Eso hasta la llegada del Negocio (que no es más que la negación del Ocio), que incluso desde su carácter negativo se muestra como lo correctamente establecido; sin más apologías de por medio que el sinnúmero de tratados sobre Management. Y eso me divierte, y me divierte mucho, pero no al punto de evadir lo serio del asunto. Entonces acudo al recordatorio que exige que interrumpa lo que ha sido interrumpido ya, me ordena abandonar esto que ustedes leen y yo escribo; el recordatorio. Caigo en cuenta de los veintiséis minutos, de los casi veintisiete años que llevo viviendo, que se han ido, que no volverán. No corrijo, y no por flojera, más bien por falta de ella. Desatiendo, desentiendo, disintiendo.

Vivir de recordatorios, más que de recuerdos, es faceta para el olvido.

Vuelta a la página, para sumar otro regreso, otra vuelta más.